La Vida antes del Rey Arturo

Uther Pendragon, fue un legendario Rey de Gran Bretaña y el padre del Rey Arturo, conocido también como un fuerte rey y defensor del pueblo. Durante el mandato del Rey Uther, Gran Bretaña era un próspero y pacifico reino, los ciudadanos vivían felices ya que se sentían seguros. Sin embargo, él no tenía heredero varón que tomará el trono o una hija que entregará su corazón. Se dice que con el tiempo, Uther se obsesionó con Lady Igraine, esposa de uno de sus siervos, Gorlois, el duque de Tintagel. Para poder ver nuevamente a Lady Igraine, un día el Rey anunció un gran festín en el castillo e invitó a todos los nobles del reino. Durante la celebración, el Rey no pudo contener sus salvajes deseos, y sin temor acoso a Lady Igraine. El duque furioso por el indecente comportamiento del Rey Uther, tomó a su mujer y regresó a su castillo sin informar. En efecto, esta salida irrespetuosa del festín real sin avisar se hizo notar. El Rey Uther exigió que regresaran a su castillo, pero su llamado fue rechazado. Furioso el Rey, declaró una guerra contra Gorlois. Pero, el Rey Uther no le importaba la batalla, él desesperado por Lady Igraine, buscó a Merlín y le imploró que le ayudará con los deseos de su corazón. Merlín estaba dispuesto a ayudar al desesperado Rey pero a cambio de un precio. Cualquier hijo que tuviera sería entregado a Merlín para que lo cuidara. El Rey Uther aceptó las condiciones, y Merlín entonces uso su magia para transformar la apariencia del Rey igual a la del duque Gorlois. Esa misma noche, las tropas del Rey Uther atacaron a Gorlois, y bajo el manto de la oscuridad, el Rey entró al castillo de Tintagel y pasó la noche con Lady Igraine. La luna de esa misma noche vio la concepción de Arturo. A la mañana siguiente salió a la luz la noticia de que Gorlois había perecido en la batalla. Ahora el Rey Uther sin obstáculo alguno toma en matrimonio a Lady Igraine y envía a las hijas de Gorlois a un convento.

 

Los primeros años de Arturo

Los primeros años de Arturo no eran para nada reales o llenos de lujos. No solo nació fuera del matrimonio, también eran tiempos muy turbios. Al ver que la salud del Rey se deterioraba, pequeños grupos luchaban por más poder haciendo que el reino se dividiera. Asimismo, los invasores Sajones atacaban sin compasión, empujando al pueblo británico hacia el oeste. Merlín sugería que Arturo debía crecer en anonimato, y en secreto lo llevo al castillo de Sir Ector, un fiel aliado del Rey. Allí el joven creció junto al hijo de Ector, Sir Kay. Sir Kay y sus amigos pensaban que  Arturo era un niño bastardo y a menudo se burlaban de él. El pobre niño creció bajo la vergüenza sin tener la más mínima idea de la sangre real que llevaba en sus venas.

Cuando Arturo creció, Merlín se presentó ante él y se convirtió en su maestro, instruyéndolo en todo tipo de disciplinas, y los dos llegaron a ser muy buenos amigos. Merlín vio el potencial que Arturo tenía para ser un sabio y justo gobernante, por lo tanto lo ayudo a seguir creciendo con buena educación y experiencia. El príncipe se convertiría en un compasivo Rey que gobernaría el reino más grande que se haya conocido.

 

La espada en la piedra

La salud del Rey Uther empeoraba con la edad. Su reino se dividió en diferentes tribus y grupos Sajones, el pobre veía enemigos por todos lados, su paranoia era totalmente comprensible. Eventualmente los Sajones se las arreglaron para envenenar al Rey. Cuando el Rey Uther cayó, el reino ya se encontraba sumergido en caos y confusión por la disputa de quien sería el próximo rey. Sin embargo, Merlín ya estaba preparado para este acontecimiento y usó su magia para sellar una espada en una piedra. En este monumento yacían unas palabras en oro que decían ‘’Aquel que logre retirar la espada de esta piedra es sin duda el Rey de toda Inglaterra’’. Así que en lugar de combatir, los hombres de todo el reino se turnaban para intentar sacar la espada de la piedra, anhelando ser el nuevo Rey. Pero nadie lo logró, y con el tiempo todos se olvidaron de la espada y del sueño de ser rey.

Llego entonces aquel día, el joven Arturo ya tenía 15 años y fue guiado hacia la espada por Merlín. Una gran multitud se agrupo para ser testigos del momento histórico más importante de los tiempos. Arturo heroicamente retiro la espada de la piedra justo después de que Sir Kay había fallado en su intento. Sin embargo, esta espada de la piedra no era una espada mágica. El rey Arturo tendría que ir a conquistar luego a la Dama del Lago, quien le otorgó la poderosa espada Excalibur. Fue con esta arma con la que él salió victorioso contra muchos enemigos.

 

El Rey Arturo

Rápidamente, Arturo llegó al trono y sucedió a su padre como Rey de Gran Bretaña. En su base la legendaria fortaleza Camelot, se reunían junto a él los caballeros más poderosos y valerosos de la región. Formando así los míticos Caballeros de la Mesa Redonda, donde cada caballero perteneciente al selecto grupo recibía la confianza más alta otorgada por el Rey, y toda estrategia era discutida allí. De esa legendaria mesa saldrían heroicos héroes en misiones para rescatar doncellas en peligro y luchar contra feroces bestias.

A pesar de su edad, el Rey Arturo era un líder muy hábil y estratégico, y con él los Caballeros de la Mesa Redonda procedieron a luchar grandes batallas contra los Sajones y unir a las tribus. La primera batalla dio lugar a una gran victoria en el monte Badón, que permitió tener un control temporal sobre las conquistas de los sajones. Cuando intentaron otra vez la invasión, el rey Arturo continuó ganando tres batallas más que fueron decisivas, y los obligó a salir de Gran Bretaña. No es de sorprender que los sajones estuvieran de acuerdo de retirarse, por lo que no mucho después se aventuraron a sorprender al rey Arturo y atacar nuevamente, aterrizando en las costas de Gran Bretaña. Pero el rey Arturo reunió a su ejército e hizo frente a los sajones, derrotándolos de una vez por todas en una gloriosa batalla.

El rey Arturo era un rey muy popular, conocido por su valentía y generosidad. Al principio de su liderazgo conoció a su gran amor, casándose entonces con la hermosa Guinevere, destinada a ser su perdición y la de sus caballeros de la mesa redonda. Porque cuando ella conoció al guapo y valiente caballero Lancelot, puso sus ojos en él, uno de los más leales caballeros del rey Arturo, y este puso sus ojos en ella, de manera irremediable se enamoraron profundamente. Al principio, se negaron a verse, ya que él era un leal caballero del rey, y tenía un lugar de plena confianza en la mesa redonda. Sin embargo, el Rey Arturo nunca noto lo que sucedía, y quería que ellos fueran amigos, así que a menudo le pedía a Lancelot que fuera más amable con su esposa y, como era su caballero más confiado, le pedía que la protegiera. El rey Arturo no se percató que la frialdad de Lancelot hacia Guinevere era para su propio bien, pero al final Lancelot tuvo que obedecer a su Rey. Con el tiempo, Lancelot y Guinevere no pudieron resistirse, y finalmente se reveló la dura verdad de su amor. Lancelot tuvo entonces que escapar, y esconderse de la ira del rey.

La batalla final

El rey Arturo se obsesionó con la venganza. E Incesantemente buscó a Lancelot, hasta que finalmente encontró un posible lugar donde Lancelot se podría haber estado ocultando. Envió a su ejército a un castillo en Francia, donde creyó que Lancelot se encontraba, y sitió el castillo, declarando que no abandonaría el castillo hasta que apareciera Lancelot o hasta que todos murieran. En su ausencia, había dejado a su hijo ilegítimo, Mordred, a cargo de Gran Bretaña.

Poco después de que el asedio empezara, el rey Arturo recibió noticias de Merlín. Mordred lo había traicionado, secuestrando a Guinevere su esposa, y apoderándose del trono. Después de oír las noticias de Guinevere y de Mordred, el rey Arturo no tuvo otra opción que volver a Gran Bretaña. Lo que Arturo no sabía era que todo esto era un malvado plan de Morgana para tomarse Gran Bretaña y conquistar el mundo. Ella tenía en su poder un huevo de dragón pronto a eclosionar, y su malévolo plan era que Mordred y Arturo se mataran entre sí para poder tomar el trono por sí misma. Con su dragón, se haría inmensamente poderosa, ya que si lograba conseguir y usar a Excalibur, su poder sería inigualable.

A su regreso, en un sueño, el rey Arturo fue advertido de que fracasaría irremediablemente en la lucha contra Mordred. Decidió entonces enviar mensajeros en un intento de negociar con el sordomudo Mordred. Durante las conversaciones, uno de los hombres de Mordred fue mordido por una víbora y este mientras sacaba su espada para matarla, el sol se reflejó en esta. Esto hizo que ambos ejércitos creyeran que alguien había alzado la espada para luchar dando inicio a la gran batalla final, la Batalla de Camlann.

A pesar de que muchas de las tropas de Mordred abandonaron cuando se dieron cuenta de que estaban luchando contra el rey Arturo, la batalla de Camlann continuó durante todo el día y al caer la noche, sólo quedaban algunos de los mejores hombres para luchar. El rey Arturo tomó esta oportunidad para enviarle a Mordred una oferta: tregua, a cambio de la vida de Guinevere. Cuando Mordred se negó, el rey Arturo irrumpió en el castillo. Vio a Guinevere junto a Mordred, pero de re ojo vio a Morgana. Se dio cuenta entonces de que era ella quien estaba detrás de todo.  Invadido por la ira usa su espada para acabar con ella. Para su horror, cuando su espada la cortó en dos, su rostro cambió de Morgana a Guinevere mientras el hechizo se desvanecía. La Guinevere junto a Mordred, reía mientras se convertía en Morgana. El rey Arturo lleno de locura mató a los caballeros restantes de Mordred mientras Morgana huía. Con sólo Mordred al final, el Rey Arturo finalmente lo confrontó. Ambos eran dos de los mejores combatientes del reino, y después de una larga batalla, el Rey Arturo finalmente hirió de muerte a Mordred. Mientras el rey Arturo retiraba su espada de lo profundo del corazón de Mordred, se liberó de su rabia y notó que el sol brillaba sobre un huevo de dragón. Fue en ese momento que Mordred se enterró más en la espada del rey Arturo, para permitirle acercarse a él y herirlo mortalmente. Tendido sobre el suelo, moribundo, Arturo pide su último deseo: que Excalibur regresará a la piedra de la isla de Avalon.

 

Avalon

De las brumas del lago, tres Hadas Reinas aparecieron para llevar el cuerpo de Arturo a la mística isla de Avalon y allí curar sus heridas. Pero el misticismo siempre ha rodeado este mágico lugar de Avalon, y para muchas personas, no está claro lo que realmente sucedió con el rey Arturo. Se dice que algún día volverá a despertar, para defender a Gran Bretaña cuando más lo necesite. Pero, hasta que llegue ese día, Merlín insiste en que seas tú quien tome el huevo de dragón, ya que tú eres la gran esperanza contra la creciente fuerza de la oscuridad.